GUIA DE CONSEJOS PARA UN GRAN TRAIL DE PEÑALARA (O TRAIL DE PEÑALARA)

Publicado en: Carreras, Sin categoría | 0

Una de las cosas buenas de trabajar en una tienda dedicada única y exclusivamente al trail es que te permite escuchar las vivencias de cada uno de los clientes que entran en la misma, te comentan sus inquietudes y miedos días antes de que dé inicio la carrera y resulta curioso observar que la gran mayoría coinciden en sus sensaciones. Con un simple afán de ayudar a todos esos corredores temerosos con el gran reto al que se van a enfrentar estos días (válido también para cualquier otra carrera de las mismas características en cualquier otra parte del planeta) aquí os detallamos una serie de consejos que os pueden venir bien poner en practica antes y durante el día de la carrera a la que os vais a enfrentar.

Comenzamos …

Estas nervioso desde una semana antes pensando en la carrera. Sientes que no has entrenado lo suficiente, deberías haber realizado tiradas más largas, durante muchos más días, entrenos de calidad suprema que te dejen las patas de temblequera total, cuestas con 3 veces mas desnivel que te hagan sumar un positivo de 4 cifras que ni el Kilian ese, … No te preocupes, el entreno que llevas, es el entreno que es, ni más ni menos. Seguro que has entrenado lo suficiente para afrontar con éxito la carrera, de nada vale comerse ya la cabeza al respecto y nada puedes hacer. En la semana previa ya solo descansar y dejar que el cuerpo asimile el trabajo realizado semanas, meses antes.

Es muy común advertir que en estos días de pronto te duele un gemelo, un tobillo, … un pinchacin por aquí, otro por allá, el dolorcillo ese del me cago en tó justo a falta de tan poco. Casi siempre, ese dolor el mismo día de la carrera desaparece por arte de magia, tócate esa. Lo ideal es darse un masaje días antes de la carrera que ayude a relajar los músculos, descargarlos y dejarlos listos. Seguro el fisio o el masajista nos tranquiliza diciéndonos que todo está ok.

A estas alturas, deberías de tener ya más que probado y reprobado todo el material que vas a utilizar en carrera. Esto es la teoría porque en realidad, mucha gente se acerca a la tienda casi días antes (y sin el casi) a por las zapatillas que va a utilizar en la carrera que tiene dos días después. Tenemos casos y muchos, incluso gente seleccionada por sus federaciones autonómicas para Campeonato de España, que se han pasado esa teoría por el forro. Preferimos no decir nombres y desconocemos los resultados. Si sabemos que a mucha gente no le ha ido mal. Lo vamos a confesar, nosotros también lo hemos hecho y no nos ha ido mal tampoco, cierto es que ya conocemos nuestros pies y lo que nos va bien y lo que no. Cuando decimos zapatillas, decimos ropa, mochilas, bastones, etc, etc, … Mientras escribimos este post entra Ramón por la puerta de la tienda, en busca de una mochila para la carrera, que dice que va a hacer un calor de morirse y necesita llevar mucha capacidad para liquido. !Señor! !Señor! !Señor! pero si quedan 3 días pelaos! !Saludos Ramón! Nos viene a la cabeza la experiencia de una conocida que en carrera estreno una mochila y se dió cuenta ya tarde de que le estaba grande. Eran tal las rozaduras que hubo de retirarse. Realmente no debiéramos de tener la necesidad de jugárnosla con material que no sabes como va a responder en carrera.

A estas alturas igualmente deberías de tener más que experimentado y probado toda la alimentación en carrera. Y no solo el que llevar sino también el patrón de alimentación durante la misma. Que tomar, en que momento, cada cuanto tiempo es fundamental para el buen éxito de la carrera. Es uno de los aspectos que menos tenemos en cuenta y uno de las aspectos que mas guerra dan a lo largo de la misma: estómago cerrados, vómitos, … todo eso puede hacer que se vaya al traste tu carrera. Hay que ir mirando el reloj y controlando todo eso. En una carrera parece que no pero no comemos con la frecuencia que deberíamos. Hay que vigilar ese aspecto y tomarlo como si fuese una religión. Comer cada poco e ir controlando los tiempos de ingesta. Aquí el que escribe es (o fue mejor dicho) en retirarse de unas cuantas carreras por esto mismo. Nuestro cuerpo es como un coche. Necesita combustible porque va gastando gasolina según pasan las horas. Es como los personajes de videojuego. Tienen un 100% de energía al empezar. Según se desarrolla el juego va gastando y bajando el nivel de energía. Metele gasolina que como llegué a 0 el juego termina.

Todos tenemos en mente una palabra ahora mismo: C A L O R en mayúsculas. Si importante es comer, lo de beber este año con el GTP y el calor va a ser fundamental. Hidratarse cada poco, llevar no solo dos bidones de 500 ml sino uno adicional o una bolsa de hidratación suplementaria no le va a sobrar a nadie, hágannos caso y no sean borricos. Es un poco más de peso, si, pero compensa. En las horas centrales del día de la carrera va a pegar fuerte de verdad y lamentablemente las sombras se van a cotizar caro. El sudor no es solo agua. Hay que tomar sales, al menos una cada hora y si se suda exagerado, incluso dos.  Son consejos que todos sabemos pero ocurre igual que a la hora de alimentarnos, que nos creemos que con beber un chupito cuando nos acordamos es suficiente y luego pasa lo que pasa. Hay que seguir el mismo patrón comentado anteriormente con la alimentación. Controlar con el reloj cada toma de bebida que debemos de realizar.

Refrescarse la nuca, la cabeza, los hombros en cada arroyo, riachuelo o lugar que disponga de agua, nos aliviara un poco del calor que vamos a soportar. Cremas solares, gorra que proteja la cabezota, … todo es importante para protegernos y defendernos de los calores. En general se producen mas abandonos en carreras con mucho calor que en carreras con mucho frio. Muchos recordareis la entrada de Kilian Jornet en la Transvulcania de hace unos años,quedando, si la memoria no nos falla, en tercer lugar. Llegó tan achicharrado que incluso cayó al suelo medio desmayado.. El calor golpea seas quien seas.

Igualmente, los ritmos en carrera deben de adecuarse a ese calor del que hablamos. Lo normal es que ningún corredor cumpla con sus expectativas en cuanto al tiempo que se había marcado previamente, tendiendo a empeorarlo.  Al principio de la carrera con las fuerzas intactas hay que ser muy reservones. Nos creemos que nos vamos a comer el mundo, porque sentimos las piernas fuertes, estamos descansados y tendemos a pensar que esas sensaciones van a durar durante toda la carrera. Ya os decimos que ni de coña. En cuanto empiecen a pasar las horas, los kilometros, ya las piernas ni las fuerzas son las mismas del principio. Lo vemos en la cabeza de carrera. Salen a tope como alma en pena que lleva el diablo, con ritmos infernales para luego ná de ná, se quedan en ná.  La gran mayoría acaban desinflados no, lo siguiente. Una pena. Salir conservadores es una consigna que tenemos que grabarnos a fuego en la mente. Tranquilitos y con buena letra. Ni caso a los locos que nos rodean y que salen escopetados. La carrera es muy, muy larga. Tranquilidad es la consigna a seguir.

Seguro que nos dejamos muchos más consejos que ofreceros. La idea en estas carreras es salir a disfrutar, cada uno con su reto a cuestas. Un viaje que sabemos como vamos a comenzar pero desconocemos como terminará. Es lo que tiene este tipo de carreras. Son una aventura que nos saca de la rutina del día a día. Se pasan por momentos de euforia, de bajón, de quien me manda a mi meterme en este embolao.  Vivimos ese viaje interior, el dialogo con nuestra mente, el como gestionamos los imprevistos que se van planteando a lo largo de los kilometros, ese trabajo de campo que supone que sigamos moviendo las piernas aun cuando ya no podemos más. De lo fuerte que andemos mentalmente va a depender en buena medida el que acabemos o no el reto de terminar. Marcarse objetivos a corto plazo, hasta el siguiente avituallamiento, despues hasta el siguiente, darse premios, mensajes positivos, … hay mil trucos.

Un consejo final. Terminar es genial, pasar por ese arco de meta tantas veces visualizado y colgarse la medalla de finisher, es increíble. Pero no a cualquier precio. No hay que buscar el límite. La salud y uno mismo es lo primero. El resto, secundario.  Es solo una carrera.

Ya no queda nada, corredores. !Mucha suerte!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario